Estufas de parafina

Las estufas de parafina son aparatos de calefacción sin instalación y portátiles. La parafina o el queroseno es un derivado del petróleo. La parafina resulta ser un combustible más caro, además nos obliga a ventilar nuestra vivienda o la habitación dónde estemos utilizando la estufa de parafina para evitar la concentración de monóxido de carbono, que puede ser perjudicial para la salud.

Estufas de parafina

Las estufas de parafina son una buena opción si queremos calentar un espacio en poco tiempo, sin embargo, no las debemos tener encendidas largos periodos de tiempo (menos de dos horas).

Como ya hemos dicho anteriormente, la parafina es un derivado del petróleo. Para obtener la parafina se debe destilar el petróleo a temperaturas elevada y luego enfríar a 0ºC, que es cuando la parafina se cristaliza. Por lo tanto, podemos deducir que no es un proceso barato y que la parafina no es un combustible renovable.

Las estufas de parafina normalmente están dotadas de termostato para controlar la temperatura. Éstas también tienen ciertos controles de seguridad como los sensores de monóxido de carbono, con el cual detectan si el aire ya está saturado y se paran. Otro sistema de seguridad de las estufas de parafina suele ser el sensor de volcado, con el cuál detecta si el aparato se vuelca o se cae y automáticamente se para con la finalidad de evitar incendios o accidentes por quemaduras.

Cuando compramos una estufa de parafina debemos tener en cuentas ciertos aspectos como por ejemplo el encendido y el apagado. Las estufas de parafina emiten un olor desagradable cuando las encendemos y cuando las apagamos, no es tóxico, pero si molesto. Por ese motivo, es aconsejable abrir las ventanas y ventilar la habitación en estos dos momentos.

Es importante también, tener en cuenta que no podemos tenerla encendida más de dos horas ya que producen monóxido de carbono, el cuál sí que es perjudicial para la salud. El monóxido de carbono es incoloro e inodoro, por ese motivo las personas que están siendo intoxicadas con él, no se dan cuenta. Algunas personas pueden notar un dolor de cabeza. Una intoxicación con monóxido de carbono puede provocarnos la muerte. Por ese motivo, es recomendable comprar una estufa de parafina con sensor de monóxido de carbono. Las estufas de butano también expulsan monóxido de carbono.

Estufas de parafina

Precio de las estufas de parafina

Las estufas de parafina pueden costar entre 100 € y 350 €, dependiendo de los extras, el consumo y el diseño que tenga. El mantenimiento de una estufa de parafina es casi nulo, simplemente se debe cambiar la mecha cuando ésta se desgasta. Lo que es más caro en la estufa de parafina es el consumo de parafina.

Cada litro de parafina cuesta aproximadamente 2 €. Normalmente las estufas de parafina más caras tienen un consumo menor, por lo que a la larga te ahorras dinero. Tienes que mirar el consumo a la hora de cada estufa y multiplicarlo por el número de horas que piensas tenerla encendida al día y por el precio de la parafina, de ese modo podrás obtener lo que va a costarte al día cada modelo estufa y poder determinar, cuál es el modelo que más te interesa.