Calentadores de gas

Los calentadores de gas como su nombre indica son aparatos que utilizan la energía del gas para elevar la temperatura del agua. Los calentadores de gas utilizan como combustible gas natural.

Calentadores de gas

Hay diferentes tipo de calentadores de gas:

  • Calentadores de gas de paso: son calentadores que se mantienen apagados hasta que detectan la circulación del agua y entonces se ponen en marcha. Los calentadores de gas de paso pueden llegar a las 8Kcal/s. Estos calentadores encienden una llama que calienta un intercambiador de calor por dónde circula el agua.
  • Calentadores de gas de acumulación: son calentadores más económicos que disponen de un tanque lleno de agua con un termostato. Calientan el agua hasta alcanzar la temperatura deseada en el termostato. Su capacidad de depósito puede ir desde los 15 litros hasta los 1000 litros. Cuando vas a comprar un calentador de acumulación debes tener en cuenta tus necesidades de agua caliente, para saber el tamaño de depósito que necesitas. Si escoges un calentador de acumulación pequeño puedes gastar toda el agua caliente y después tenerte que esperar un largo rato para que se vuelva a calentar el agua a la temperatura deseada. También es importante considerar el tipo de aislamiento que tiene y la calidad del mismo, contra mayor calidad, mayor será la contención del calor del agua y por lo tanto, menos tendrá que trabajar el calentador para mantenerla caliente.

El mantenimiento de los calentadores de gas es necesario ya que el agua puede contener sales o magnesio que pueden obstruir los conductos. Para los calentadores de tanque, se deberá vaciar y limpiar el depósito de forma anual. Los calentadores de gas se deben limpiar y revisar una vez al año, ya que las impurezas del gas natural como el aceite y el petróleo pueden obstruir el radiador. Cabe destacar que el mantenimiento y la limpieza de los calentadores de gas debe llevarse a cabo sólo por personal cualificado.

Calentadores de gas

El calentador de gas requiere unos sistemas de seguridad ya que el agua caliente cuando llega a los 100º C se convierte en vapor de agua. El termostato es el primer indicador de seguridad, a través de él podemos saber a qué temperatura está el agua.

La válvula de alivio de presión también forma parte del sistema de seguridad, debido a que es la encargada de liberar la presión en el caso que la presión en el interior del calentador de gas aumente de forma potencialmente peligrosa. Algunos calentadores de gas también disponen de un segundo termostato para ejercer un mayor control sobre la temperatura del agua.