Calderas de biomasa

Las calderas de biomasa, al igual que las estufas de pellets, utilizan combustibles de fuentes naturales y renovables para su funcionamiento. Las calderas de biomasa pueden funcionar con pellets de madera, maíz, huesos de cereza, huesos de aceitunas, cáscaras de frutos secos, excedentes de madera, etc.

Calderas de biomasa

Todos estos recursos se pueden obtener de los sobrantes las industrias madereras, agrícolas, forestales y agroalimentarios. De esta forma obtenemos una energía limpia, renovable y sostenible.

Este tipo de combustible de fuentes renovables es sin duda más barato que los combustibles tradicionales como el propano y el gas natural. Por lo tanto, el uso de una caldera de biomasa nos puede proporcionar una reducción de los gastos en nuestro hogar. Las calderas de biomasa se pueden comparar en muchos aspectos a las calderas de gas y a las calderas eléctricas.

Los combustibles renovables, sin embargo, son menos potentes que los combustibles convencionales, por lo tanto, necesitaremos utilizar más cantidad para conseguir los mismos resultados. Las calderas de biomasa pueden satisfacer plenamente nuestro confort y calidad de vida, como el uso de la calefacción y el agua caliente.